jueves, 3 de julio de 2014

· mudanza ·

Desde hace un par de días pueden encontrar parte del archivo de este blog y todo lo que haga de ahora en adelante aquí. Me pareció que era mejor tener todo en un mismo lugar, así que allí verán fotos, recetas, proyectos, paseos y todo lo que hasta hace un mes desperdigaba por diferentes espacios virtuales.

¡Los espero por allá!

lunes, 14 de abril de 2014

· pastel de papas ·

En mi universo un buen pastel de papas es el rey del confort food. ¿Requisitos para llevarse el galardón? Puré bien sazonado y sin grumos, relleno jugoso y especiado, horneado sutil para que se dore sin quemarse.

Creo que cada vez comemos menos pastel de papas, no porque sea difícil sino porque lleva un poco de tiempo -de ese que preferimos invertir en otras cosas o simplemente desperdiciar en Pinterest-. Hay tantas recetas como abuelas en el mundo. Yo hoy les dejo la mía.


  • Hacer un puré con 1 kg de papas, 2 cdas de manteca, 1 chorrito de leche, sal, pimienta y nuez moscada. Reservar.
  • Hervir 3 huevos duros, cortar en cubitos y reservar.
  • En una cacerola de fondo grueso calentar un poco de aceite sobre fuego fuerte. Agregar 1 cebolla y 1 morrón rojo picados más 1 cda de sal fina para que no se dore. Remover para que se cocine parejo.
  • Añadir hierbas secas (romero, tomillo) y unos granos de pimienta bien machacados cuando la cebolla transparente.
  • Incorporar 1/2 kg de carne picada magra y revolver con cuchara de madera mientras se cuece.
  • Cuando ya no se vean sectores de carne cruda, sumar 1 lata de tomates cortada en cubitos y 2 cdas de paprika. Mezclar nuevamente.
  • Seguir cocinando y, una vez que los tomates hiervan, añadir 1/4 taza de azúcar rubia.
  • Probar y corregir sazón. Incorporar los huevos duros.
  • Enmantecar una fuente para horno de paredes altas y cubrir la base con la mitad del puré. Volcar dentro el relleno de carne y armar una tapa con el resto del puré de papas.
  • Con un cuchillito o un cortante, hacer varios orificios en la superficie del pastel para que pueda salir el vapor y no se explote al hornear.
  • Batir una yema y 2 das de leche. Pincelar la superficie y espolvorear con romero fresco (y ganar en perfume) o azúcar (para un dorado más fuerte).
  • Llevar a horno fuerte hasta dorar.



Opción 1: al agregar el huevo duro se pueden sumar aceitunas en rodajitas y/o pasas de uva.
Opción 2: En vez de hacer un solo pastel grande se pueden armar cazuelitas individuales. Mucho más fácil de servir!

lunes, 31 de marzo de 2014

· waffles ·

El martes pasado fue international waffle day pero yo vivo en un tupper y me enteré cuando el día estaba llegando a su fin, así que -a pesar de, casualmente, tener foto y post listos para subir- omití mi participación y caigo con la receta una semana tarde.

Tengo que decirlo: no soy muy fan del waffle. Son ricos, sí, pero no los prefiero por sobre un panqueque. Cada tanto hago para el brunch del domingo y como uno. O medio. O ninguno. Y lo que menos llama mi atención es el waffle salado: para mí es dulce o no es nada.

Les dejo la receta que es facilísima y se hace en un par de minutos. La cocción dependerá del gadget que tengan para prepararlos; en mi caso, la sandwichera-wafflera con plaquitas intercambiables que amo porque se pueden lavar (¿alguna vez tuvieron una sandwichera eléctrica de esas que sólo se limpiaban? Yo sí, y siempre me pareció un asco).


  • En un bowl combinar 1 y 1/2 taza de leche, 2 huevos y 100 gr de manteca derretida.
  • Añadir 2 tazas de harina 0000, 3 cdtas de polvo de hornear y 1/2 cdta de sal fina.
  • Mezclar bien con batidor de alambre hasta que la preparación resulte homogénea, evitando batir para no incorporar aire.
  • Cocinarlos hasta que tomen un ligero tono dorado, cuidando de no llenar mucho la waflera para que no desborden.
  • Al sacarlos, colocarlos sobre una rejilla así no se humedecen.
  • Para llevar a la mesa todos los waffles calentitos, lo ideal es mantenerlos en un horno mínimo -incluso con la puerta abierta-.
  • Servirlos con manteca, quesos untables, fiambres, mermeladas, dulce de leche, nutella, ganaches, syrups o lo que quieran.

La receta se puede dividir a la mitad sin problemas: 3/4 taza de leche, 1 huevo, 50 gr de manteca, 1 taza de harina, 1 y 1/2 cdta de polvo de hornear y 1/4 cdta de sal. Es lo que hago habitualmente en casa, de otro modo tendríamos waffles para toda la semana!

miércoles, 19 de marzo de 2014

· muffins ·

En lo de Vix estamos celebrando la inminente llegada del otoño y hoy me tocó a mí. Hace semanas que estoy pensando en volver al blog así que -cuando decidí enumerar las cosas que amo del otoño y cocinar rankeó altísimo- le pedí a Victoria que me avisara cuando salía mi colaboración para sumar la receta aquí.

Domingo. Tres de la tarde. A las seis tengo planes pero antes debe estar enviado mi post. ¿Qué cocino para hacer una foto en lo que me queda de luz natural? Muffins. Suena a la pavada más grande del mundo pero salieron deliciosos; cada vez que los hacía cambiaba una cosita u otra, y esta vez logré el punto justo de sabor, humedad y dorado que buscaba.

Toman forma en tan poco tiempo que no hay excusas para arrancar el otoño con un libro en la mano, una taza enorme de té y uno de estos.


  • Precalentar el horno a 180ºC 
  • Batir 100 gramos de manteca pomada con 1 taza de azúcar rubia y la ralladura de 1 limón 
  • Seguir batiendo mientras se añaden 2 huevos 
  • Bajando la velocidad de la batidora, intercalar 2 1/3 tazas de harina leudante y 1/2 taza de leche en tres veces 
  • Incorporar 1 pera en cubitos y 50 gramos de chocolate en chips 
  • Dividir en 12 moldes enmantecados y enharinados 
  • Hornear hasta que se dore la superficie y un tester salga limpio y seco, unos 20 minutos 
  • Dejar enfriar sobre una rejilla y desmoldar 

Aunque cocinemos en casa, soy muy amiga de tener todos los ingredientes listos antes de empezar: para conservar la pera, cortarla en cubitos y rociarla con abundante jugo de limón (que después podemos incorporar a la mezcla sin problemas); luego de cortar el chocolate en trocitos, espolvorearlo con harina para que no se hunda durante la cocción.

La mezcla se puede preparar unas horas antes (o la noche previa, para el desayuno) y guardar en la heladera bien cubierta para que no se seque. No hace falta llevarla a temperatura ambiente antes de cocinar.


Feliz otoño!

viernes, 11 de octubre de 2013

· pan de banana con dulce de leche ·

Casi no llego a publicar el día del dulce leche. Casi. Pero llegué y traje una receta asquerosamente rica. Para valientes, más por lo calórico que por lo complejo. Para la merienda del domingo. Definitivamente para compartir.

Hace -literalmente- años que guardo esta receta en espera del día ideal. Tenía ganas de probarla porque el procedimiento era mucho más parecido a una torta que los panes de banana que hice siempre, y eso me intrigaba (bueno, por el dulce de leche también, para qué negarlo). Resultó que hoy tenía todos los ingredientes, incluyendo las bananas en el punto justo. Así salió este primer intento.


  • Precalentar el horno a 160º con la rejilla en el medio.
  • Enmantecar dos moldes de pan.
  • En un bowl tamizar juntos 1 1/2 taza de harina 000, 1 1/2 taza de harina 0000, 1 1/2 cdta de polvo de hornear, 1 1/2 cdta de bicarbonato de sodio y 1/2 cdta de sal fina.
  • En otro bowl batir 110 gramos de manteca con 1 1/2 taza de azúcar rubia hasta formar una crema. Añadir, siempre mezclando,  dos huevos y el puré de 6 bananas bien maduras; si las bananas son muy grandes, usar sólo 5.
  • Agregar las harinas y 1 taza de leche en tres veces, empezando y terminando con los ingredientes secos.
  • Mezclar hasta incorporar.
  • Llenar un tercio de los moldes previamente enmantecados. Dejar caer cucharadas de dulce de leche en el centro y cubrir con otro tercio de la preparación.
  • Con un palito mezclar apenas el contenido de los moldes para hacer una especie de marmolado.
  • Llevar al horno precalentado y cocinar durante una hora o hasta que esté bien dorado.
  • Dejar enfriar bien antes de desmoldar

También pueden hacerlos en moldecitos individuales o en forma de muffins. Probando tiempos de horno fui notando que el pan se cocina hasta el centro en menos tiempo del indicado, pero si lo dejan hasta que está doradito el resultado es mucho más delicioso.


Nota: Recuerden que tiene dulce de leche adentro (que no solo se calienta mucho en el horno sino que además el peso hace que se vaya un poco hacia abajo): no intenten desmoldarlo cuando aún está caliente, les garantizo que se va a romper. Y sí, lo digo por experiencia. Basta de risas.